Tu desarrollo personal no es una imposición… es una decisión.

En éste artículo hablare de una situación muy específica, pero muy común en las familias.

¿Piensas ser la tía eterna?

En muchas ocasiones te ves atendiendo más a tus sobrinos que sus propios padres, y te preguntas ¿por qué son tan irresponsables, tan cínicos, y por qué soy yo la que tengo la obligación de verlos y estar con ellos? Cuando tu deberías de estar con tus amigos o con tu pareja, divirtiéndote, disfrutando tu tiempo y tu propia vida y has notado que ésta situación te ha ocasionado conflicto con todos, haces un balance de vida y te das cuenta que no es nuevo el conflicto, que tiene mucho fondo, que desde niña te has visto complaciendo a otras personas, complaciendo a tus hermanos y sobre todo a tus padres.

Reflexionas y quieres tomar la decisión de mejorar, piensas en tu desarrollo personal y quisieras desde ¡hoy! empezar.

¿No crees que ya es tiempo de tomar las riendas de tu vida, de realmente responsabilizarte de lo tuyo, de tus cosas, trazarte metas y proyectos personales, ¿no te has visualizado siendo libre, plena, feliz y sobre todo sin ese sentimiento de culpa?

Mira, lo que sucede es que muchas veces la educación que recibimos es a través del chantaje y la manipulación, y esto ocasiona que te sientas comprometida, con culpa y remordimientos y creer que no puedes, ni debes salirte de la linea, sentimental y moralmente no puedes fallar, y ¿cómo? si son sobre todo papá y mamá quienes te han dado todo, educación, casa, sustento, y lo menos que puedes hacer por ello es ser recíproca.

Por otro lado siempre te han comparado con los hermanos, primos, vecinos y tu comparándote con ellos hoy día tienes que llamar la atención, ser mejor que ellos en algo, de una u otra manera se tienen que fijar  en ti, y que mejor forma que siendo una pseuda madre, la tía eterna, abnegada y atenta a lo que los sobrinos y los padres necesitan. La que en muchas ocasiones tiene que privarse de su tiempo, de su metas, de sus necesidades, de su vida y buscas una salida, una solución, en ciertas circunstancias ha pasado por tu mente la idea de independizarte totalmente de ellos y de esa situación, pero siempre hay algo dentro de ti que te impide tomar la decisión, te hace sentir frustrada, se, y de manera personal, que inclusive genera una serie de resentimientos e ideas de revancha, de desquite,  de que algún día llegará tu día, tu momento, y ese día no ha llegado, ¿y sabes algo?…   nunca  llegará.

Y no creas que te planteo  un futuro obscuro, no, simplemente te estoy dando un  panorama en el que tienes que tomar la responsabilidad, sí, pero de tu propia vida, en el que nada ni nadie sea dueña de ti , que te des cuenta que el abuso que hay sobre tu persona tiene un limite, no con esto te estoy diciendo que te vas a pelear, provocar problemas con tu familia, sencillamente es hablar, hacer saber a los demás lo que necesitas, lo que deseas, hacerles saber que también tienes vida personal, que buscas tu desarrollo personal, no permitir, como lo  he dicho antes, que esos sentimientos negativos sean tu guía, que dentro de tus propósitos ésta el perdonar esa situación, perdonar a las personas que a tu criterio te han lastimado, y porque no,  perdonarte a ti misma por no haber tomado la decisión de tu desarrollo personal.

No pienses en el hubiera, no pienses en lo que pudiste o no hacer, no pienses en tus temores, mejor piensa, visualiza tu proyecto de vida trabaja en tu aquí y ahora, los resultados serán mañana, y el pasado ahí quedo.

 

Me gustaría que dejaras un comentario sobre el artículo que acabas de leer y compartieras  tu   experiencia y las frustraciones que tienes al no poder tomar la decisión de actuar, personalmente yo estaré contestando tus preguntas.

 

Gracias

Alejandro Sánchez

Compartelo en:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Publicado en manejo de emociones y etiquetado , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *