EL PERDÓN Y LA EMPATÍA DOS CONCEPTOS BÁSICOS EN EL DESARROLLO PERSONAL

LA EMPATÍA EN NUESTRAS RELACIONES

Hoy vamos a comentar sobre un vicio, un problema que estamos viviendo en nuestra sociedad y en nuestras relaciones, que no es otra cosa que el vicio de querer tener siempre la razón, de hacer valer nuestra voluntad, ¡que aquí solo mis chicharrones truenan! y que en la gran mayoría de las ocasiones no ayuda a resolver los conflictos, mucho menos nos facilitan el camino al perdón.

El problema radica en que no aplicamos el concepto básico en las relaciones humanas, La Empatia, que significa la capacidad de entender mejor los pensamientos y los sentimientos de otras personas, ponerse en el lugar, en los zapatos de los demás. Como dice el refrán “vemos la paja en el ojo ajeno pero no vemos la viga que traemos encima”

Se que es un poco complicado quitarse o eliminar los pensamientos de egoísmo, adquiridos por la educación, que estamos encerrados en una coraza psicológica que no nos permite tener una buena comunicación con los demás, se que en varias ocasiones el primer pensamiento de la mañana lo tenemos hacia nuestra persona, en que si ya se me hizo tarde, ¿cómo me voy a vestir, me baño primero o desayuno, me voy en camión o en taxi? y cosas por el estilo, hay personas que me llegan a decir NO, yo no soy así, el primer pensamiento que tengo al despertar es agradecer a Dios por darme un día más de vida, yo pregunto entonces ¿en quién están pensando?

Se dice que el 90% de nuestro tiempo consciente lo utilizamos para pensar en uno mismo, y el 10% restante lo utilizamos para pensar en los demás.

Te voy a poner un ejemplo, por un momento imagínate que estas casado o casada, las damas primero, y que el día de hoy es tu aniversario de bodas, tu esposo como todas las mañanas se arregla para ir a trabajar, se despide de ti, te dice que en la noche se ven para festejar, llega la hora en que normalmente él está de regreso, 8 p.m., pero en ésta ocasión no llega, ¿qué piensas en ese momento?, podrás pensar que se le complico algo en el trabajo, que por el trafico se está demorando, dan las 10 de la noche y el señor no ha llegado, ¿qué piensas ahora?, algún accidente, quizá me fue a comprar un regalo, me va a traer serenata, dan la 1 de la madrugada y él va llegando, pero llega con unas copitas de más, ¿cómo reaccionas?, ¿te enojas, le reclamas en ese momento o lo dejas para el día de mañana y poder hablar?, en fin, veamos el siguiente caso, ahora eres tú caballero el que llega a las 8 p.m. de trabajar y normalmente tu esposa está ahí esperándote, pero hoy no es así, llegas y ella no está en casa, ¿qué piensas caballero?, fue con la vecina, está con su mamá, me va a sorprender con algo, dan las 10 p.m. y la señora aun no llega, ¿ya te molestaste?, dan la 1 de la madrugada y ella va llegando, también con algunas copitas de más, ¿cómo reaccionarías tú caballero?

Veamos que pasa, puedo apostar a que en este ejercicio la gran mayoría discutiría, se pelearía y muy pocos reflexionarían en esto, ahorita no es conveniente hablar, mucho menos discutir por el estado inadecuado en que llegó mi pareja, mejor el día de mañana solucionamos el incidente, ahora, también creo yo que es valido tener un poco de libertad de vez en cuando para convivir con amigos o amigas, no lo veo tan grave, punto de vista muy personal, por otro lado, si la acción ya es constante y repetitiva es necesario a parte de platicarlo hacer un acto de reflexión y consciencia, y asumiendo mi responsabilidad me pregunto ¿qué estoy haciendo yo para que mi pareja este actuando así?, ¿en qué estoy fallando o qué no estoy dando que prefiere estar distante de mi?

La empatía es un acto de responsabilidad, de asumir sus consecuencias y no culpar siempre a los demás, es muy fácil lavarse las manos y acomodar los hechos a nuestro beneficio.

El perdón se basa en tomar consciencia que lo que sucede en mi entorno, no es de a gratis, algo estoy haciendo para recibir lo que tengo, hay una ley universal que nos domina, que nos rige, la “Ley de causa y efecto”, lo que se siembra, se cosecha, a toda acción hay una reacción. Buscar cambiar en nuestro tiempo consciente el porcentaje 70% para pensar en uno mismo y un 30% para pensar en los demás, podrás decir que todavía es muy alto ese 70% pero recuerda también que no podemos dar a los demás lo que no tenemos.

Analízalo y me gustaría que me comentaras sobre el artículo que acabas de leer y cuéntame sobre cual es tu principal frustración al buscar entender y perdonar a los demás, estaré contestando personalmente tus comentarios y preguntas.

Gracias

Alejandro Sánchez

Compartelo en:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Publicado en manejo de emociones y etiquetado , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *